Una sorpresa para los abuelos – Cuento corto

El domingo es el día que Bob y Lucy pasan en casa de los abuelos. Ellos aman ir allá, por eso es que esperan los domingos con emoción. La casa de los abuelos es muy diferente a su casa. Los abuelos tienen una casa grande llena de muebles antiguos y cuartos misteriosos. 

La abuela tiene una gran colección de fotos. Fotos tan viejas que no tienen color. Algunas son en blanco y negro, mientras que otras parecen amarillas. También tiene fotos más recientes a color pegadas en álbumes, pero Bob prefiere las fotos viejas, ya que, según él éstas son siempre las que tienen las mejores historias.  

El abuelo tiene sus colecciones de miles de cosas. Pequeños artefactos e incluso piedras de colores que pareciera que hubieran llegado del espacio exterior. Lo mejor de todo es que deja que Bob y Lucy exploren y jueguen con todo. 

Pero este domingo es un domingo especial, Bob y Lucy habían decidido sorprender a los abuelos con una dulce sorpresa. 

Con la ayuda de mamá escogieron una deliciosa receta llamada Corazones Cremosos de Mora y con la ayuda de papá fueron al mercado donde compraron todos los ingredientes que necesitaban: las moras más grandes y jugosas que encontraron, unos cuantos limones, harina, huevos y una barra de Rama.

En casa con la ayuda de mamá y papá, comenzaron a seguir los pasos de la receta, y en menos de media hora la cocina estaba inundada con un dulce aroma. 

Ahora Bob y Lucy vigilan con emoción el horno donde están los deliciosos corazones cremosos, porque saben que una vez estén listos, será la hora de ir a casa de los abuelos llevando una dulce sorpresa. 
TOP