Soy Lisa, y tengo que admitir que mi interés por la cocina es algo relativamente reciente. No es que antes no me interesara, sino que pensaba que era muy complicado para mí. Eso cambió el año pasado cuando el abuelo nos invitó a su casa y nos sirvió un plato delicioso, entonces nos contó que él había aprendido a cocinar hacía tan solo unos años.

Eso realmente me puso a pensar y cuando llegó diciembre decidí que éste sería el año en el que comenzaría a cocinar. Después de todo, si mi abuelo había podido no había razón para no intentarlo. Así que después de mucho esfuerzo, dedicación y algunos accidentes, puedo decir que soy casi una experta, y aunque aún me quedan muchas cosas por aprender, he avanzado mucho en mi meta.

Hoy compartiré con ustedes la receta que después de mucha práctica he logrado dominar y que se ha convertido en la favorita de la familia. Mi primera receta, la cuál logré hacer casi a la perfección tras mi primer intento, es la torta de almendras y nueces. Ese delicioso sabor me encanta.

El postre especial de Lisa