Enero siempre ha sido un mes especial en nuestras familias y es que no sólo es un mes de nuevos comienzos sino que también es el último mes de vacaciones, por eso es que desde que somos pequeños nuestros papás se encargaban que el primer mes del año estuviera lleno de sorpresas y emoción. Picnics, juegos de mesa, tardes de película y fines de semana horneando deliciosas recetas son algunas de las razones por las que esperamos enero con ansias.

Pero además de diversión, enero también es el mes que usamos para escoger las resoluciones para el año que comienza. Estos son algunos ejemplos de propósitos que puedes hacer:

  • Aprender algo nuevo: aprender cosas nuevas junto con familiares o los hijos nos da la oportunidad de pasar tiempo con ellos y compartir un interés común. Desde un idioma nuevo hasta aprender a hacer un delicioso desayuno, cualquier opción es válida.
  • Dejar de comer comida chatarra: una meta usual es la de dejar la comida chatarra, con la ocasional excepción de una deliciosa hamburguesa. Buscar recetas para hacer en casa, snacks para las loncheras y coordinar los horarios para almorzar y cenar juntos son algunos de los métodos que se pueden usar para lograr este propósito.
  • Algo de ejercicio: el ejercicio es bueno para todos así que es apenas lógico que hacer más ejercicio sea una de las metas para el año nuevo. Salir a caminar con nuestro perro o poner algo de música y bailar son alternativas para hacer con los más pequeños. En cambio, trotar, un juego de fútbol o baloncesto e incluso una salida a ciclovía es perfecta para hacer con los más grandes.
  • Tiempo de juegos: en medio de nuestras rutinas es común que olvidemos lo importante que es jugar. Juegos de mesa, rompecabezas, escondidas y todo lo que se te pueda ocurrir son parte de lo que de ahora en adelante podrán ser tus sábados de juegos. Adicional, puedes empezar a cocinar los fines de semana y jugar mientras compartes tus deliciosas recetas.

Libreta con decoración a su alrededor de estrellas y regalos